Miño merece a pena”